Siempre quise exprimir las palabras para beberme el jugo… no la tinta, sino el zumo de eso que te escala los pelos, ese éter primordial que empapa las cosas, que te hace formar parte de cualquiera, a cualquier hora, en cualquier sitio.

Levi describe esto en su libro “Se questo è un uomo … cuando les pegaban antes de subir a los vagones que les llevarían a Auschwitz…

“…Allí recibimos los primeros golpes: y la cosa fue tan inesperada e insensata que no sentimos ningún dolor, ni en el cuerpo ni en el alma. Sólo un estupor profundo:

¿cómo es posible golpear sin cólera a un hombre?”

Se questo è un uomo

Primo Levi

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedIn0