Hoy he soñado con dos posibles escenarios, el primero no te lo voy a contar, es obvio e impasible, es lógico e improbable, como tantas otras cosas que se esperan con ansia y por ello se dan por perdidas. El segundo es de la mano, si, íbamos cogidos de la mano y allá – en el pecho – me bastaba con el eco de tu corazón para bombear la sangre del mío… tan solo te solté un momento para sacar una foto de un farol que escupía luz entre dos toldos. Llevabas unos pantalones de arlequín y una sonrisa risueña, yo hacía malabares con mis tres ojos para no mirarte tanto. El humo del frío y del tabaco emborronaba a veces tu prisa, tu prisa por ser constantemente… querías abrazarme la boca para ver a que sabe la risa…. y después te acomodabas en la breve nostalgia que se tiene después de cada buen rato…

He descrito tres o cinco minutos, nomás, imagínate sirena lo que haríamos tu y yo con un par de siempres y medio nunca… Es una pena que a eso se le llame ser imposibles.

Mientras tanto y estés donde estés,

FELIZ NAVIDAD.

Lope Escauriza

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedIn0